Elizabeth McCammon

"Este programa para dejar de fumar fue la clave para mí. Lo primero que el Quit Coach me hizo entender es de que yo era un "esclavo" a los cigarros. Nunca lo había pensado así antes."

Estoy seguro de que todo el mundo ha escuchado algún tipo de historia que espanta a uno a que deje de fumar... pero esta me llego demasiado cerca. Estaba por cumplir 40 años, y ya estaba respirando con dificultad y tenía bronquitis cada año desde otoño hasta principios de la primavera. Los médicos siempre decían, “si dejaras de fumar no tendrías este problema.” Bueno, desde que dejé de fumar, no lo he tenido. Nunca me olvidaré de mi último ataque (de bronquitis), allí sentado recibiendo un tratamiento de respiración y pensando que estaba tardando demasiado --  necesito fumar.

Este programa para dejar de fumar fue la clave para mí. Lo primero que el Quit Coach me hizo entender es de que yo era un “esclavo” a los cigarros. Nunca lo había pensado así antes. Mis hijos me tenían que esperar para poder fumar antes de ir de lugar en lugar. Tenía que escaparme de uno y otro evento para fumar. Básicamente-- tuve que programar mi horario alrededor de mi adicción para poder incluir el cigarro.

 

En pocas palabras, el cigarro tenía el control de mi – eso me fastidiaba, llámame obstinado pero, una vez expresado en esos términos, de “lo necesito” a “está controlándote” estaba ya en una misión para cambiarlo.

Así que, usé el paso número 2 de parches por dos semanas. Durante esas dos semanas yo decía en voz alta cada vez que me daban las ganas, “yo quiero un cigarro” – porque era la verdad y no iba a negarlo ni mentirme a mí mismo – pero también sabía que no quería darme por vencido ni permitirlo que me controlara.

Para comenzar, Inscríbase en Línea o llame al 1-855-DEJELO-YA.