Ashley, Wewoka

"Sabía que quería dejarlo y la consejería del Programa para Dejar el Tabaco de Oklahoma por teléfono funcionó perfectamente para mí a causa de mi horario ya ocupado, mi niño pequeño lleno de energía y porque estaba embarazada."

Empecé a fumar cuando tenía 13 años. Fue por la presión social y haber crecido en un hogar donde alguien fumaba. Traté de dejar de fumar yo sola varias veces y lo hice mientras estaba embarazada con mi primer hijo, pero luego recaí. Algunas veces simplemente no se da cuenta uno que tanto el fumar puede dañar a los demás, especialmente a los hijos de uno, hasta que el médico te deja saber que puede pasar si uno sigue fumando.                                                                                                                                                                                                                                                        
Empecé a fumar de nuevo después de que nació Johnathon, pero decidí que mi casa iba a ser una zona libre de tabaco por la salud de mi familia. Con el apoyo de mi familia y la preocupación de la salud de mi segundo bebé, durante mi embarazo, decidí dejarlo para siempre. Sabía que quería dejarlo y la consejería por teléfono por medio de la línea para dejar de fumar funcionó perfectamente para mí a causa de mi horario ya ocupado, mi niño pequeño lleno de energía y porque estaba embarazada.
                            &a

Para comenzar, Inscríbase en Línea o llame al 1.800.793.1552.